30 dic. 2011

¡Vaya regalo!


¡Hola a todos!

Hace tiempo que mi máquina de pasta no funciona bien: los rodillos se atascan y la manivela gira muy despacio en una parte del eje. Hacer mis últimos trabajos ha sido especialmente difícil y he acabado con agujetas en el hombro.

Por eso me “pedí” una nueva máquina para estas Navidades, una pequeña, manejable, manual y barata, con la que seguir haciendo mis cositas.

¡Y resulta que me han traído esto!

Mi nueva máquina de pasta, ¡con la que voy a perpetrar mis nuevas manualidades!

Debe de ser la máquina de pasta más bonita del mundo, de color rojo esmerilado. La manivela gira perfectamente y en todas las posiciones, ¡por fin! ¡No más agujetas! Y tiene una pieza desmontable para hacer espaguetis y tallarines (que evidentemente, no serán comestibles).

Ahora no hago más que mirar el calendario, que marca el día del fin de los exámenes, para probarla.

¿Qué os han traído a vosotros estas Navidades?

¡Un saludo!

SdC

No hay comentarios:

Publicar un comentario