21 mar. 2012

¿Qué será, será...?


¡Hola otra vez! 

Espero que hayáis pasado un buen (y creativo) puente. Yo no me puedo quejar, aunque los exámenes vuelven a asomar las orejas y dentro de poco se acabará el chollo. Mientras tanto, he aprovechado para hacer algunas cosas nuevas.

¿Qué cosas? Bueno, esto es sólo el principio. He decidido poner un avance de ese proyecto que he mencionado en alguna que otra entrada. 

Dorados, rotos, espirales y rayas...

Probando mil técnicas

Me encanta esta perspectiva

Panorámica del trabajo de días. ¡Qué poco cunde!


Os puedo garantizar que el resultado, que ya está terminado, es mucho más espectacular. Está mal que yo lo diga, pero ha quedado muy chulo y estoy muy orgullosa de mis pequeñas creaciones.

Aún no puedo poner ese final, pero espero que pronto pueda subir fotos del proyecto.

¿Qué os parece? ¿Tenéis un favorito? Yo me decanto por Cthulhu (¿cómo no?) y por los verdes en general, que me chiflan.

¡Un saludo a todos! Nos leemos por aquí.

SdC

8 mar. 2012

Bolita de nieve:


¡Hola otra vez!

Las entradas se van espaciando poco a poco, y no por falta de ganas de actualizar, pero sí por falta de material. Estoy haciendo muchas cosas nuevas que aún no están acabadas y por tanto no puedo subir, pero una amiga me ha aconsejado poner ya algunas fases de creación de los primeros trabajitos de un proyecto común. Así que en siguientes días iré publicando algo.

Pero hoy traigo una cosa completamente nueva. Nada de broches, ni de colgantes, ni de anillos. El post de hoy está dedicado a mi chico, a quien le hice este regalo por Navidad y al que por fin he fotografiado para engrosar las entradas de mi blog.

Es nada más y nada menos que una bolita de nieve hecha con fimo y mucho mucho tiempo:

Bolita 1
Bolita 2. ¡Nieveeee!

Bolita 3

Bolita 4.

¿Qué os parece? 

He utilizado la bola de nieve que vende la marca, la grande, y seguido las instrucciones del fabricante. Los muñecos están hechos enteramente de fimo y modelados con estas manitas. Algunos detalles que son súper chulos son los gorros, que parecen hechos de punto de verdad, y mi abrigo negro, que aunque no se vea es un abrigo largo de esos que tiene relleno “a franjas” y está gordito.

Disfruté un montón haciéndolo. Fue un regalo sencillo y original, y os animo que lo hagáis cuando tengáis una ocasión importante cerca. A mi chico le gustó mucho.

Me despido hasta dentro de poco.

¡Nos vemos!

SdC