14 sept. 2011

Homenaje a Lovecraft y a una amiga


“Escribo esto bajo una considerable tensión mental, ya que al caer la noche mi existencia tocará a su fin. Sin un céntimo, y agotada la provisión de droga que es lo único que me hace soportable la vida, no podré aguantar mucho más tiempo esta tortura y me arrojaré por la ventana de esta buhardilla a la mísera calle de abajo. Que mi adicción a la morfina no les lleve a considerarme un débil o un degenerado. Cuando hayan leído estas páginas apresuradamente garabateadas, podrán comprender, aunque no completamente, por qué debo olvidar o morir…”.

Bueno, no es mío. ¡Más quisiera! Es de H. P. Lovecraft, uno de mis escritores preferidos, y esto en concreto es de DAGÓN.

¿Y por qué pongo esto? Es sólo para hacer un preámbulo apropiado para una de mis creaciones: un ajedrez de fimo basado en las criaturas de Lovecraft, que regalé a una amiga del cole por su cumpleaños. Visto así no parecen tan terroríficos, ¿verdad? 

¡Felicidades, Crip!




El Rey, como no podía ser de otra forma, es el gran Cthulhu, con sus tentaculillos y sus alitas.
La Reina es Shub-Niggurath, perversa diosa de la fertilidad y monísima con su vestido de volantes.
Las torres son pólipos volantes, unas simpáticas criaturas con muchos ojos y dientes.
Los caballos son horrendos cazadores, algo así como serpientes con un solo ala.
Los alfiles son la gran raza de Yith, muy aficionados a cambiar cuerpos y con unas graciosas florecitas en la cabeza.
Y los peones son Profundos, una raza que vive en los mares y se reúnen para sus charlas de Tupper-Cthulhu.

 

Reconozco que siempre me he liado a la hora de colocar a la reina y al rey en el tablero, por lo que pido disculpas si algún aficionado a este juego ve errores.

Cada pieza está hecha sólo de fimo y tienen una pequeña base de fieltro para que no arañen la pintura del tablero. Después de cocidas, las piezas han sido barnizadas con laca especial para fimo.

Un saludo a todos, ¡nos vemos prontito!


SdC

2 comentarios:

  1. Admirable tu creatividad, Cuca: el prolijo cuidado de tu minucia y la asertiva combinación de formas, colores y texturas de tus creaciones... Dí con tu Blog de casualidad, o tal vez por sincronía buscando imágenes de piezas de ajedrez, pues me entretiene diseñarlas (aunque el juego-ciencia me asusta). Buen regalo has hecho a tu amiga, que habrá de apreciar tal esmero. Chapeau!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! Me alegro mucho de que te hayan gustado! ^^

    ResponderEliminar