19 ene. 2012

Con rayas y a lo loco


¡Hola otra vez!

Dios mío, ¡dos semanas sin actualizar! Me parece una locura. No se me ha olvidado que tengo un blog, y que tengo que darle de comer periódicamente, pero los exámenes son unos amantes exigentes y a la vez nada atentos… Después del primero de todos me vienen dudas a la cabeza como ¿por qué no estudié otra cosa? ¿Cualquiera? ¿La que sea? 

Pero habiendo concluido el primero, me he animado a actualizar.

Hoy os traigo unos broches que hice hace no mucho, poco antes de mi periodo de encierro, y que me gustaron un montón. Hace tiempo que quería experimentar con texturas y con relieves, pero no sabía muy bien cómo hacerlo. Por fin, he encontrado la manera. 

¿Qué os parecen?

Los tres. Broches con diferentes diseños.

Broche de fimo con detalles en relieve.

Broche de fimo con doferentes texturas y relieves.


Los broches, aunque mi cámara vuelve a jugármela, son en tono verde pastel con rayas más oscuras y relieves y decorados de color frambuesa. Para hacerlos he utilizado diversos moldes, nada raro ni complicado de encontrar: cortapastas de galletas y el cuerpo circular de un boli para los detalles más pequeños. Los puntitos de color rojizo están hechos simplemente con los dedos.

Y la textura no podría ser más fácil: ¡papel de aluminio arrugado! Son de estas cosas que te vienen a la cabeza en el momento más insospechado, como después de comerse una un bocadillo y arrugar el papel para tirarlo a la papelera. Se me encendió una bombillita, jeje.

¡Por cierto! Los broches están puestos sobre un fondo de punto. Es un gorro que me ha hecho mi mamá estas Navidades, gordito y precioso, con pompón y todo. ¡Gracias, mami!

Pues nada, espero que los disfrutéis y que os animéis a hacerlos, porque son muy sencillitos y muy agradecidos. 

Volveré (no sé cuándo, ¡pero volveré!).

Un saludo.

SdC

No hay comentarios:

Publicar un comentario